Soltar para renacer

El invierno fueron los meses de soltar. Soltamos las hojas, nos despojamos. Quedamos desnudos, nos renovamos, dejamos ir aquello que ya no suma en nuestras vidas.

Aún quedan algunos días antes de la primavera. Qué emociones querés dejar ir? Qué preocupaciones querés soltar? Quién no suma en tu vida? Qué te mantiene estancada?

 

Soltar puede implicar cosas materiales o emociones. Como reconocer que nos equivocamos, liberando el “tener razón”. Dejar ir una persona aunque nos quedemos solos (en realidad qué mejor para volver a estar con uno mismo) por un tiempo. Cerrar un negocio familiar que nos daba dolor de cabeza, aunque nos pese el orgullo del apellido o nos preguntemos «Y ahora qué hago?». Soltar el miedo al rechazo diciendo “No, esta vez no puedo”. Salir de un lugar cómodo, para enfrentarte a nuevos desafíos. Ver mi nuevo cuerpo, dejar atrás a la jovencita y aceptarme como mujer…

 

Algunos creen que es una cuestión de energía o de metafísica. Pero también tiene una explicación psicológica. Si logramos realmente soltar (vaya logro!), nuestro cerebro reconocerá que a pesar del desapego (de una parte del yo), no perdimos “nuestra identidad” y seguimos estando enteros a pesar de la supuesta “amputación”. Entonces, allí estaremos listos para vincularnos con nosotros mismos de una manera diferente: libres.

La semana pasada, solté. Me subí por primera vez a la pasarela con mi nieta Chiara de 18 años quien está comenzando su carrera como manequin. Y mi última, como modelo profesional para dejar el espacio a ella, dejarla brillar sin presiones. Soltar la modelo. La que me hizo «Tini» para volver a ser Cristina… Wow… Créanme que fue muy fuerte.

Soltar es parte de la vida. Porque la vida es cambio constante. Impermanencia. Fluir… Empezar con pequeñas cosas, es un buen comienzo. Hasta podemos comenzar primero por un ejercicio emocional honrando lo vivido, pensando que lo soltamos y conectándonos con ese momento de liberación y liviandad. Después podemos seguir con el desapego de algo pequeño. Algo guardado en el armario hace años que solo junta polvo y ocupa lugar… No intentemos con lo más grande de primera, porque eso asusta….

Per es increíble. Cuando uno abre la mano, sucede. Es mágico.

 

Si no soltamos, no dejaremos espacio. Espacio para lo nuevo, la abundancia, la alegría, la creatividad, el color, el disfrute, el amor. Para llegar a nuestra primavera! Y a vos, qué te falta soltar?

 

Te invito a que conozcas todas las actividades que organizamos para vos este mes! Sigamos soltando juntas! > CLICK AQUI

Comentarios

comentario

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

También te va gustar

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>